El IVAM expone la obra del «Bárbaro» Jean Dubuffet

Muestra 150 piezas que dialogan con la antropología, la filosofía y la psiquiatría

IVAM 08 Octubre 2019

Nota post Jean Dubuffet_ IVAM

València (07.10.19). «Jean Dubuffet es un artista heterodoxo entre los heterodoxos». El director del IVAM, José Miguel G. Cortés, ha presentado así la exposición Jean Dubuffet. Un bárbaro en Europa que reúne en el museo 150 obras del artista francés (Haut, Francia, 1901-1985) entre pinturas, dibujos, esculturas, grafitis, textos e, incluso, música. La exposición, organizada en colaboración con el MUCEM de Marsella y el MEG de Ginebra, muestra a un artista muy crítico con la cultura dominante que «dio voz a creaciones artísticas procedentes de otras culturas no occidentales y a sectores sociales como los niños, los prisioneros o los enfermos mentales», ha comentado José Miguel G. Cortés.

Pintor, escultor, arquitecto, escritor y provocador, fue «un creador que puso en solfa el concepto de modernidad», ha explicado el director del museo. En 1945 inventó el término art brut, un tipo de arte donde prevalece la creación espontánea y en la que se valora el dibujo de un niño, de un enfermo mental o de un pintor naïf.

La exhibición, comisariada por Baptiste Brun, se divide en tres grandes secciones, pero no sigue un recorrido cronológico, sino que «conntrapone todos sus periodos, colocando juntas creaciones tan dispares entre sí como un lienzo de la década de 1950 al lado de otro de más de veinte años después», ha explicado el comisario.

En la primera sala la obra Desnudus (1945) recibe al visitante. Es un retrato de un hombre desnudo que trata de homenajear a un hombre cualquiera. Dubuffet entendía que «la pintura debe enfrentarse a la vida cotidiana para empezar de nuevo», ha puntualizado el comisario. Esas huellas del hombre común también las buscará en los graffitis de los muros de la ciudad.

El recorrido avanza por las máscaras y marionetas que creó Dubuffet atraído por su «mezcla de miedo y risa» y objetos situados en los márgenes de la historia del arte occidental. «Dubuffet cuestionó la noción de arte primitivo», ha subrayado Baptiste Brun, situando en el mismo plano de igualdad dibujos infantiles, objetos etnográficos, tradiciones del folclore u obras de ‘locos’, según la psiquiatría.

La exposición dedica un amplio apartado a mostrar los esfuerzos del artista por reunir y difundir la obra de autores ‘indemmes a la cultura artística’. En palabras del comisario, se muestra «el ejercicio de la mirada de Jean Dubuffet» a través de una completa documentación, sobre todo fotográfica y bibliográfica, que recopila sus investigaciones en museos de etnografía y de artes populares.

El pintor, en efecto, comenzó a reunir desde 1945 numerosas obras de_art brut incluidas en la muestra,_como los dibujos de Aloïse Corbaz, descubiertos en Lausana, los de Adolf Woelfli en Berna, las pinturas del congolés Albert Lubaki, las esculturas que creaba Auguste Forestier en el psiquiátrico de Saint-Alban-sur-Limagnole o las obras del fontanero Fleury Joseph Crépin, que pintaba bajo la influencia de los espíritus.

Como colofón, la exposición da paso a sus años de «crítica radical de la cultura» invitando al visitante a que tome conciencia de su forma de mirar las cosas demostrando, en definitiva, que «el hombre occidental no está en el centro del mundo».

En 1972 el artista ofreció toda su colección, integrada por alrededor de 5.500 obras, al Ayuntamiento de Lausana, con la condición de crear con ella un museo especializado para el art brut, inaugurado en el mes de febrero de 1976.

«Hoy en día los grandes museos del mundo cuentan con obra de Jean Dubuffet», ha señalado el director del IVAM sobre la importancia de este artista. «Es un bárbaro más domesticado, pero su obra sigue cuestionando la creación artística occidental».

EmailFacebookTwitterInstagram