Caso de estudio. Cuerpo, Espacio y Tiempo en Bruce Nauman

NOTA DE PRENSA

IVAM 23 Febrero 2015

Pdf Dossier Caso de estudio. Cuerpo, Espacio y Tiempo en Bruce Nauman

23 de febrero 2015 – 28 de junio 2015

Comisaria: Mª Jesús Folch, conservadora del IVAM

Con el objetivo de ir más allá de la exposición, de profundizar en el estudio de la obra de un artista presente en la colección del IVAM, se plantea ‘Caso de Estudio. Cuerpo, Espacio y Tiempo en Bruce Nauman’. Es una selección de 14 obras del artista norteamericano -diez de la colección del IVAM y cuatro cortesía de Electronic Arts Intermix- que se presentan junto a obras de Man Ray, Marcel Duchamp, Georges Hugnet, Samuel Beckett, Richard Serra, Steve Reich, Merce Cunningham y John Cage, para contextualizar y analizar el trabajo de Nauman (Fort Wayne, Indiana, 1942).

La exposición comienza en el rellano del primer piso del IVAM, donde se proyectan dos películas de Samuel Beckett –Film (1965) y Quadratt I-II (1981)- que sirven para introducir el sentido de la circularidad, de la falta de principio y el fin en la narrativa de las primeras obras de Nauman.

Ya en la sala, el recorrido expositivo se inicia con el análisis de la producción fílmica y videográfica de Nauman elaborada entre 1967 y 1969, en la que se distinguen tres bloques bien distintos. El primero está integrado por las películas que ejecutó en su estudio de Mill Valley (1967), en California, en las que pretendía experimentar con las teorías de la Gestalt, transformando cualquier actividad diaria en arte, como es el caso de Bouncing Two Balls Between the Floor and Ceiling with Changing Rhythms.

El segundo bloque lo componen los vídeos llevados a cabo durante su estancia en Southampton (1968-69), Nueva York, durante la cual trabajó explorando las posibilidades de manipulación de la cámara y de sus efectos sobre los mecanismos de nuestra percepción. Por una parte, sobre el espacio creando una tensión extraordinaria entre los estados de movilidad e inmovilidad —Revolving upside down, Wall Floor Positions, Stamping in the studio—, y por otra, sobre la apreciación del tiempo, provocando alteraciones entre el sonido y el movimiento –Bouncing in the corner nº 1, Lip Sync, Violin tuned D.E.A.D..

El último bloque reúne una de las filmaciones efectuadas a cámara lenta en Los Ángeles (1969) en las que quiso conseguir la abstracción de la imagen provocando la ralentización y la ruptura del movimiento. Esta pieza es el precedente de una serie de tomas fotográficas, realizadas en colaboración con Jack Fulton sobre la manipulación facial y corporal y basadas en sus dibujos de 1967. Studies for Holograms (A-E), 1970, forman parte de este conjunto de producción en el que Nauman explora su propio cuerpo como material expresivo utilizando diferentes técnicas como la fotografía de infrarrojos, los hologramas o el cine.

La visita continua con dos vídeos que preconizan la evolución de la obra del artista a partir de los años setenta. Flesh to White to Black to Flesh plantea las ideas de Nauman respecto a la auto-representación, íntimamente relacionadas con la obra de Samuel Beckett y la idea de máscara como una metáfora de conflicto, alineación y ocultamiento, e introduce la connotación política en su obra. Tony Sinking into the Floor; Face Up, and Face Down anuncia la eliminación de la presencia del artista en trabajos posteriores para dar protagonismo al público, que a partir de entonces es llamado a experimentar y colaborar en sus obras.

Junto a estas dos filmaciones se presenta una video-instalación, Good Boy Bad Boy, 1985 en la que la confrontación de sonidos, los juegos de palabras y los cambios semánticos están vigentes de forma continua para interpelar al espectador y una pieza de arte gráfico titulada Frankfurt portfolio,1990 que nos muestra los elementos propios del lenguaje específico de Nauman como son la duplicación, el reflejo y la repetición que le sirven para acumular distintas capas de complejo significado.

En el contexto cultural postminimal, surgido durante la década de los sesenta en los Estados Unidos, la obra artística de Bruce Nauman arranca tomando como eje central el cuerpo, eje que mantiene presente a lo largo de toda su trayectoria y que en esta exposición se analiza en profundidad. Nauman lo utiliza unas veces como materia prima y otras lo pone a prueba en el espacio y en el tiempo, sometiéndolo a experiencias sensoriales sin límite. En todos los casos el equilibrio tenso de conceptos y experiencias se sitúa en primera línea. Sus obras requieren una atención continuada y un gran esfuerzo por parte del espectador que se ve obligado a cotejar dos tipos distintos de información, la sensorial y la intelectual, que Nauman   manipula, disloca y contrapone constantemente.

Sobre Bruce Nauman

Nauman estudió en la Universidad de Wisconsin en Madison entre 1960 y 1964, primero matemáticas y después arte, y en la Universidad de California en Davis entre 1965 y 1966, una de las cunas del pensamiento de la generación Beatnik y del movimiento Funk de arte no objetivo. En los inicios de su carrera realizó esculturas, performances y películas en las que su cuerpo se convirtió en sujeto y objeto de representación, llevándolo hasta los límites más extremos de la acción física.

En los años setenta, inició la construcción tanto de arquitecturas donde el espectador era sometido a situaciones angustiosas y espiado por cámaras de vigilancia, como de maquetas de túneles ejecutadas con materiales de desecho. Siguieron a estas piezas las grandes esculturas flotantes de hierro fundido y acero y coloridos neones con connotaciones políticas que marcaron su producción hasta mediados de los ochenta. Por entonces, su obra evolucionó recuperando formatos no utilizados desde sus inicios: el trabajo con objetos fundidos y el video o la combinación de ambos. En ellos, animales disecados, anatomías fragmentadas y personajes atormentados se convirtieron en metáforas de violencia, dolor y sufrimiento.

En la obra de Nauman se pueden encontrar múltiples influencias. Unas derivan de las distintas corrientes artísticas del momento como el arte conceptual, el body art o el arte procesual; otras se circunscriben en el territorio de otras disciplinas: la literatura, la música, la danza, el cine y la fotografía, la psicología o la filosofía.

En muchas de sus entrevistas Nauman habló sobre el origen de los fundamentos de su arte: sobre la Terapia Gestalt de Frederick Perls y la forma de ser consciente de nuestro cuerpo; sobre Ludwig Wittgenstein y el procedimiento que utilizaba para pensar, con sus juegos y límites del lenguaje; sobre Roland Barthes y el placer que emanaba de la lectura cuando lo conocido y lo desconocido se enfrentaban; sobre Merce Cunningham y su manera de construir la danza con actividades y movimientos del día a día; sobre La Monte Young y su concepto de continuidad en la música. También encontramos en su obra citas referenciales a sus escritores favoritos: Vladimir Nabokov, Samuel Beckett, Malcolm Lowry, Richard Wright, Ralph Ellison, Alain Robbe-Grillet y Elias Canetti, entre otros muchos. Y gracias a todas estas pequeñas contribuciones podemos no solo llegar a contextualizar su obra sino además tratar de seguir el proceso intelectual que puso en marcha para realizarla, cosa que se convierte en el primer objetivo de esta muestra.

 Inauguración

Como preview de la muestra, el lunes 23 de febrero a las 19’30h un grupo de alumnos del Conservatorio Superior de Danza de Valencia, integrado por Belén Pérez, Paula Pachón, Noelia Pastelero, Paula Romero, Marta García, Mª Carmen Guirado, Daniela Quinchi y Manuel Caldito, y tutelado por los profesores Tatiana Clavel y Santi de la Fuente, presentará un espectáculo concebido con motivo de la exposición.

 

EmailFacebookTwitterInstagram