Anna Malagrida:”La imagen del fuego en las fallas es una alegoría de la sociedad”

El peso de las cenizas es un proyecto específico para el IVAM

IVAM 24 Octubre 2018

Nota post Anna Malagrida

València. El director del Institut Valencià d’Art Modern, José Miguel G. Cortés, y la artista, Anna Malagrida (Barcelona, 1970), han presentado a los medios la exposición El peso de las cenizas que gira en torno a un aspecto olvidado de las fallas de València: las cenizas, las huellas, los restos que quedan al terminar la fiesta.

“Anna Malagrida trabaja sobre un aspecto de las fallas que ha pasado desapercibido y que ha sido infravalorado. Sin embargo, las cenizas tienen una importante carga simbólica y contienen la esencia de las fallas”, ha explicado el director del IVAM sobre la muestra que estará abierta hasta el 24 de febrero de 2019.

A través de una decena de proyecciones de video distribuidas por las dos plantas de la sala, la artista ha creado una gran instalación específica para la Galería 6 del IVAM. “La imagen del fuego en las fallas es una alegoría de la sociedad”, ha comentado la artista. Más que en una sociedad líquida –como describiera el pensador Zygmunt Bauman–, “vivimos en una sociedad gaseosa, lo que debería ser más importante se convierte en gas”, ha matizado.

El proyecto es fruto de un año de investigación de la artista sobre las fallas, declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. “Son Patrimonio Inmaterial porque son expresión de creatividad, de belleza, de experimentación, de cohesión… Eso no se puede medir. Pero las cenizas sí se pueden pesar, y pueden llegar a pesar mucho. Esa ambivalencia entre lo leve y lo pesado, lo grande y lo pequeño, es lo que me interesa”, ha manifestado la artista citando a Marcel Duchamp, quien inventó el concepto de infraleve (inframince) para medir aquella energía casi imperceptible que se desperdiciaba en pequeñas situaciones.

Anna Malagrida utiliza fundamentalmente la fotografía y el vídeo en sus trabajos. Por primera vez en su carrera, en esta muestra ha utilizado únicamente vídeos. “En el proceso de trabajo se impuso el vídeo por esa noción de transformación de la energía”. Las piezas de la exposición muestran imágenes de ninots en el fuego, la pala cribadora que va construyendo una pirámide de materia inservible, un hombre que barre los restos o una nube de polvo que retiene la memoria del paso del tiempo.

La exposición también muestra las cenizas recogidas por la artista durante la noche de la cremà, esparcidas por el suelo, y el propio polvo generado durante el tiempo que Malagrida lleva trabajando en el proyecto. “El último vídeo de la exposición es un homenaje a la obra Criadero de polvo de Man Ray y Marcel Duchamp. El vídeo se proyecta sobre un vidrio para que se perciba el polvo de la sala”, ha explicado la artista y comisaria de la muestra.

La exposición de Anna Malagrida se une a las muestras que exhibe el IVAM actualmente dedicadas a la escultora Ángeles Marco y a la francesa Annette Messager, Premio Julio González. “Tres mujeres copan la programación expositiva del IVAM y no es casualidad, sino algo que hemos buscado deliberadamente”, ha concluido el director del IVAM.

EmailFacebookTwitterInstagram