Exposición

John Pawson

fecha de apertura

06 Junio 2002

fecha de clausura

01 Septiembre 2002

Exposición

  • Planta -1
  • Planta B
  • Planta 1
  • Planta 2
  • Planta 3

Se presenta la primera exposición que John Pawson realiza en un museo y está diseñada por el mismo autor que ha ordenado el montaje de manera temática para resaltar los elementos que intervienen en su trabajo. John Pawson (Halifax, Yorkshire 1949) estudió en el Eton College y la Architectural Association. Ha vivido en la India y en Australia y fue profesor, a mediados de los setenta, de la Universidad de Comercio de Nagoya, en Japón. Su dedicación a la arquitectura comienza relativamente tarde, cuando ya pasa de los treinta años y tras haberse dedicado durante algunos años al negocio textil familiar. Lejos de ser un inconveniente, esta circunstancia confiere a los primeros proyectos de Pawson una inesperada madurez y una seguridad patente. Su preocupación fundamental radica en el estudio del espacio, la luz, las proporciones y los materiales sin caer en manierismos estilísticos. Su amistad con el arquitecto japonés Shiro Kumata le proporcionó algunas de las claves de la simplicidad poética que refleja su obra. En palabras de Bruce Chatwin: “En cierto sentido, la arquitectura de Pawson es un ejercicio de control, de supresión de la sensación opresiva que provoca la acumulación de elementos, y del caos visual de la complejidad superflua. Persigue eliminar la interferencia de las proporciones pesadas y la irritación constante de los estorbos más evidentes. En su lugar ofrece el confort de la exactitud, de las pequeñas cosas bien hechas.” En la arquitectura de Pawson se obtiene el equilibrio entre las consideraciones intelectuales, las prioridades teóricas, y los aspectos materiales del diseño, sin olvidar la sensualidad de las calidades escogidas. El oficio, el conocimiento de los materiales y de sus posibilidades, es prioritario en los proyectos de Pawson; sin embargo, una factura artesanal no es el objetivo perseguido. Al contrario, la destreza y el dominio absolutos en el tratamiento de los materiales no pierden su humildad y permanecen escondidos, casi invisibles. Su producción arquitectónica no es muy extensa y se centra básicamente en interiores. La diversidad de sus proyectos es no obstante, característica: desde galerías o centros de arte hasta apartamentos, de tiendas a restaurantes. El cuidado exquisito en el diseño, la búsqueda incansable de la pureza a través de la simplicidad de sus propuestas hacen que su producción se considere a menudo como obra de arte y no como arquitectura.

Compartir

EmailFacebookTwitterInstagram

Adjuntos

EmailFacebookTwitterInstagram