Exposición

BIGAS LUNA. INGESTUM: LOS FLUIDOS

fecha de inauguración

26 Febrero 2008

fecha de clausura

27 Abril 2008

Exposición

  • Planta -1
  • Planta B
  • Planta 1
  • Planta 2
  • Planta 3

Un laboratorio de la comida del siglo XXI que se complementará con proyecciones e intervenciones que explicarán el origen y proceso que sufren los alimentos en busca de la esencia y la naturalidad de los mismos. El origen. La tierra En el exterior del IVAM se inicia la muestra. Es la zona dedicada al homenaje a la tierra. En la fachada se proyectarán los tres vídeos Orígenes Courbet de Bigas Luna, que representan el origen de la vida. En la explanada, dos grandes parterres: uno lleno de compuesto mezclado con huesos y otro lleno de cenizas. Entre los parterres, una gran mesa-parrilla altar, donde el día de la inauguración se celebrará un ritual de cocción de alimentos. El agua En la entrada del museo la mesa de Ingestum y el vídeo Collar de Moscas. A su lado la instalación dedicada al agua y a Masaru Emoto en la que se muestra que el agua no sólo recoge información visible, sino que es también sensible a los sentimientos y a lo que Emoto llama la consciencia del agua. En la instalación realizada por Carles Torrent y Goio Iturregui, de la Asociación de Amigos de Masaru Emoto, se podrán ver también cristalizaciones de agua de Emoto que se proyectarán sobre el cuerpo de los visitantes. La sangre En la primera planta, con la instalación CPS (centímetros por segundo), cada visitante podrá comprobar y conocer la velocidad a la que sale la sangre de su corazón. Con un ecocardiograma verá proyectado su corazón en una gran pantalla, instante que se imprimirá en un dibujo de Bigas Luna para todos los que quieran hacerse la prueba. La leche En el laberinto de la Vía Láctea pueden verse los primeros vídeos realizados por Bigas Luna relacionados con la leche materna y la lactancia: Allattatrice, Allattatore, Mamador Molar, Virgen Lactatio y Origen Lumière. El recorrido finaliza con una videoinstalación con tres pantallas Gaudir Nouvelle de doce minutos de duración, con el arquitecto Jean Nouvel y música de Miguel Marín.

EmailFacebookTwitterInstagram