Suscríbete a nuestros boletines para informarte de la programación del IVAM

El IVAM expone el singular universo de la artista portuguesa Helena Almeida

La exposición Corpus reúne más de medio centenar de obras desde sus primeros trabajos hasta la actualidad

IVAM 15 Febrero 2017

Nota post exposición Helena Almeida

Valencia. El director del Institut Valencià d’Art Modern, José Miguel G. Cortés, los comisarios Marta Moreira de Almeida y João Ribas, junto con la directora de la Fundación Serralves, Suzanne Cotter, han presentado la exposición Helena Almeida. Corpus que reúne 52 obras, entre pinturas, fotografías, vídeos y dibujos, realizados por la artista portuguesa desde los años 60 hasta la actualidad.                                         

El director José Miguel G. Cortés ha explicado que “la obra de Helena Almeida es muy importante porque ya en los años 60 rompió las límites tradicionales del arte y puso su propio cuerpo como objeto y sujeto de su quehacer artístico”. En palabras de la propia Almeida: Mi obra es mi cuerpo, mi cuerpo es mi obra.

La exposición supone una gran oportunidad para dar a conocer el trabajo de una de las artistas europeas más importantes”, ha destacado el director del IVAM sobre la muestra, realizada en colaboración con el Museo Serralves de Oporto, el Jeu de Paume de París y el Centro de Arte Contemporáneo de Wiels en Bruselas. La directora de la Fundación Serralves, Suzanne Cotter, ha subrayado la importancia de esta colaboración entre museos de España y Portugal “porque tenemos muchos puntos de conexión y mucho que aprender los unos de los otros: esta exposición es un buen ejemplo de ello”.

La muestra lleva el título de Corpus porque “todo el discurso muestra una práctica artística que se elabora y construye con el propio cuerpo de la artista”, según ha comentado la co-comisaria Marta Moreira de Almeida. La exposición comienza mostrando las primeras pinturas abstractas de Helena Almeida en las que ya pretendía escapar del cuadro, escapar a los límites del espacio y de esa disciplina artística. En estos trabajos que datan de finales de los 60, la artista enrolla el lienzo y lo suspende o muestra la parte trasera de la pintura, a veces con un lienzo translúcido.

El co-comisario João Ribas ha explicado que es a partir de los años 70 cuando la artista portuguesa introduce la fotografía en sus trabajos, “algo muy novedoso ya que entonces no era considerada una manifestación artística”. Almeida utilizará la fotografía para crear imágenes que contienen pinturas, esculturas y performances. Se trata de imágenes “muy elaboradas que se inician con estudios y dibujos preparatorios, son imágenes muy pensadas, muy elaboradas”, ha destacado João Ribas.

Las fotografías de Helena Almeida se caracterizan desde entonces por ser siempre en blanco y negro, tomadas con cámara analógica, con la propia artista como objeto gráfico, realizadas en su estudio (el taller que heredó de su padre, el escultor Leopoldo Neves Almeida) y ejecutadas con la ayuda de su marido, el escultor Artur Rosa. A lo largo de estos 50 años de trabajo fotográfico, sólo en las primeras series Helena Almeida mostró su rostro, creando una ilusión 3D con pinceladas de color.

Desde entonces la artista ha ido reduciendo las manchas de pintura, desde la lejana serie Pintura habitada (1975-1977), donde Almeida ocupó el espacio a la vez como artista y modelo entre brochazos de azul. “Helena Almeida utiliza el azul porque es un color espacial, que da profundidad, es el color azul de Klein”, ha comentado João Ribas.

Sin embargo, sus obras no son autorretratos, sino que basculan entre la performance, capturando un momento fijo en el tiempo, y el arte corporal, donde su propio cuerpo es el tema de la obra. “Para Helena Almeida es muy importante capturar la instantánea del momento”, resumen los comisarios de la muestra.

La exposición abarca las diferentes fases de la carrera de la artista e incluye obras de sus series más conocidas como Dibujos habitados, Pinturas habitadas, Estudios para un enriquecimiento interior, Dentro de mí, Seducir, y vídeos como el de la performance Escúchame, trabajos en los que la artista portuguesa reflexiona sobre el papel de la mujer, la preocupación por los sentimientos, la incomunicación, la soledad y la ruptura.

Con motivo de la exposición se ha editado una publicación, que incluye imágenes de las obras exhibidas en la muestra, en la que se reproduce una extensa conversación entre la artista y los dos comisarios, y que se distribuirá gratuitamente entre el público.

 

Imágenes

EmailFacebookTwitterGoogle+